Windows Defender estrena el modo Sandbox, y ya es un verdadero antivirus | Tecnología – ComputerHoy.com

Windows Defender ha implementado un modo Sandbox, y sus implicaciones son mucho más importantes de lo que parece. ¿Qué aporta el modo Sandbox a la seguridad?

Origen: Windows Defender estrena el modo Sandbox, y ya es un verdadero antivirus | Tecnología – ComputerHoy.com

Anuncios

Rainero Cantalamesa

P. Cantalamessa: «Lanzarse al activismo febril y perder el contacto con la Palabra es lanzarse al fracaso»

La cátedra de Misionología de la Universidad Eclesiástica San Dámaso (UESD) celebró ayer su décimo aniversario, con la presencia de Raniero Cantalamessa. El predicador de la Casa Pontifica reivindicó ante un salón de actos lleno de gente el protagonismo del Espíritu Santo en la Misión de la Iglesia.

 

(OMP) «Las Palabras de Dios son Espíritu y Vida, y por lo tanto no se pueden proclamar ni acoger sin el Espíritu». Raniero Cantalamessa -predicador de la Casa Pontificia con Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco-, reivindicó ayer el protagonismo del Espíritu Santo en la Misión de la Iglesia. Fue en la Jornada académica de la Cátedra de Misionología, en su décimo aniversario.

Cantalamessa explicó que el Espíritu Santo ha estado muchas veces en un segundo plano en la evangelización, pero sin él ésta se queda en algo meramente humano. Por ello dio las claves para recuperar su centralidad. Por una parte, es necesario pedirlo en la oración, y no abandonarla en aras de tener más tiempo para hacer cosas urgentes. «Lanzarse al activismo febril y perder el contacto con la Palabra es lanzarse al fracaso. Es como si unos bomberos se lanzan a apagar un incendio con mucha prisa, y cuando llegan no tienen agua». Por otro lado, animó a tener una recta intención de corazón a la hora de evangelizar. «Nada ofusca más a nuestra evangelización que la falta de pureza en nuestra intención». Contra esto, es necesario evangelizar con humildad -sin buscar la propia gloria- y con amor -a los hombres, y a la persona de Jesús-.

Una vez propuestas las claves de renovación, Cantalamessa diagnosticó uno de los grandes problemas de la evangelización católica: se ha dejado en segundo plano la predicación. «Los católicos estamos más acostumbrados a ser pastores que a ser pescadores de hombres». Para cambiar esto, afirmó la necesidad de personas preparadas que sepan traducir las verdades de la fe a la gente corriente, «porque no hay ningún misterio tan profundo que no pueda ser comunicada a cada uno de los hombres con un lenguaje apropiado».

Anastasio Gil, director de OMP presentó la cátedra de Misionología, de la que es también director. «Hace diez años nació una pequeña semilla. Vimos que era necesario dotar de un fondo teológico a toda la animación misionera que se vivía en España. Faltaba una formación sólida y consistente». Así se creó la Cátedra, en colaboración con la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias (OMP) y de acuerdo con la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de la Conferencia Episcopal Española. Según explicó, ésta ha ido aumentando sus actividades a medida que los alumnos lo han ido demandando. «Ser misionero no es algo facultativo: está en la entraña misma de la fe. Doy gracias a Dios, que se sirve de este instrumento académico para hacer el bien».

Por su parte, Javier Prades, rector de la Universidad UESD, hizo ver que el Papa Francisco pide en la Veritatis Gaudium una profunda relación entre la reflexión teológica y el servicio pastoral y misionero a las culturas de hoy. Por ello, valoró el esfuerzo de la Cátedra de Misionología por ofrecer un servicio a la reflexión y formación misionológica. «Constituye una experiencia novedosa de formación misionera, orgánica y sistemática para el Pueblo de Dios». Y lo hace a través del curso de evangelización misionera, la Jornada académica de Misionología, el curso de verano, además de las publicaciones que publica.

«Gracias a las OMP por tener en la Universidad la Cátedra de Misionología, que da anticuerpos a la mundanidad y la mediocridad», afirmó monseñor Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid. Hizo extensivo este agradecimiento a Anastasio Gil, y reveló que la forma de trabajar de la cátedra está inspirada en el modo de vivir que tiene el director nacional de OMP en el Hogar para niños de Nuestra Señora de los Desamparados, del que es capellán. «Para vivir una misión sin límites de disponibilidad es necesaria la oración y la rectitud de intención, y esto solo nos lo puede dar el Espíritu Santo», culminó.

Santa Teresa de Calcuta

La Madre Teresa ante el silencio de Dios

Una oportunidad para aprender sobre el valor de la vida espiritual.

Por: Carlos J. Díaz Rodríguez | Fuente: Duc in altum! en http://www.religionenlibertad.com 

Cinco décadas son prácticamente una vida. Acercarnos a la figura de la M. Teresa de Calcuta, recientemente canonizada por el papa Francisco, es una oportunidad para aprender sobre el valor de la vida espiritual. Al hacerlo, no podemos perder de vista los largos periodos de silencio o sequedad que vivió en su oración a lo largo de cincuenta años y que nos hacen recordar la “noche oscura…” de San Juan de la Cruz. Pero antes de eso, ¿por qué hablar sobre la espiritualidad en un mundo que parece buscar únicamente lo material?, ¿no es acaso algo considerado raro, cerrado o fuera de época? Nada de eso. Quizá como nunca antes, necesitamos trabajar nuestra dimensión espiritual, pero no como algo abstracto, mágico, agnóstico o desvinculado de la razón, de la ciencia, sino como una experiencia centrada en la persona de Cristo que ha dejado su huella en la historia. Una verdad que, en palabras del papa Francisco, se traduce en relación, ya que tenemos la capacidad de entrar en contacto con Dios. ¿Cuál es esa vía o punto de encuentro? La palabra. En efecto y como lo afirmó de muchas maneras Sto. Domingo de Guzmán a través de las obras que fundó, gracias a la predicación, a la escucha del Evangelio, es posible conocer (intelectualmente) y, por ende, asimilar la fe que se abre a la práctica. No es casualidad que el estrés provoque tantos padecimientos a lo largo y ancho del mundo. ¿Qué hay detrás? El vacío, la soledad. Por eso, la fe, no es una pérdida de tiempo. Al contrario, la humanidad se enferma cuando la olvida, porque está, por decirlo de alguna manera, en su ADN. La vida espiritual resulta clave para crecer como personas y por eso vale la pena abordarla desde la rica tradición cristiano-católica, a la que perteneció santa Teresa de Calcuta. Si bien es cierto que el estrés debe ser atendido de forma profesional, también es verdad que la fe sirve para fortalecer la propia vida y avanzar, haciendo que la paz pueda concretarse, pues Dios existe e interviene.

Regresando a la M. Teresa de Calcuta, vale la pena recordar todo el escándalo que se armó cuando los medios de comunicación, dieron a conocer que había pasado por largos periodos en los que, simple y sencillamente, dejó de sentir a Dios. Un escándalo que, en realidad, no se debió a ella, sino a la falta de información, porque cualquiera que tenga una mínima noción acerca de lo que es la teología ascética y, en general, la vida espiritual, sabe que los periodos de sequedad o falta de devoción, no tienen nada que ver con el ateísmo, sino con el proceso que implica madurar en la fe, porque justamente cuando faltan las palabras y los sentimientos se simplifican, estamos ante una persona que ha ido avanzando y que equivale a un adulto con experiencia. La fe no puede reducirse a una serie de emociones, pues aunque forman parte de la vida y, a veces, Dios las permite como un incentivo, es un hecho que la relación con él implica ir más allá. Su silencio en el caso de la M. Teresa, la llevó a un grado más alto de oración, consiguiendo que saltara un obstáculo que es muy común: vivir en la euforia. Por ejemplo, para saber si una persona va enserio con la fe, no hay que centrarse en el día después de haberse ido de misiones o de retiro, sino mínimo un año posterior a esa fecha. ¿La razón? Ver si hubo una decisión firme más allá de las emociones del momento. La M. Teresa, no fue eufórica, sino muy madura. ¿A qué se debió? Al silencio temporal de Dios que la llevó a lo esencial y no al mero sentimentalismo.

Actualmente, existe el riesgo de buscar la oración de una forma forzada; es decir, en vez de dejar que el Espíritu Santo decida si nos da o no emociones en ese momento, se busca propiciar el incentivo a como dé lugar y eso, claro está, no coincide con la lógica de Jesús. Por eso, la sequedad, no es retroceso, sino avance. Nos toca marcar el momento, darnos un tiempo para la oración, pero lo que suceda una vez comenzada, no es cosa de nosotros, sino de lo que Dios vaya disponiendo. La M. Teresa lo entendió y, pese a todo, siguió adelante en un campo de trabajo complicado. ¿Cómo es que pudo mantenerse? En realidad, ahí está la prueba de que Dios no la abandonó, pues de otra forma hubiera sido imposible que continuara.“El que canta, ora dos veces”, dice San Agustín, pero no debemos sacar la frase de contexto, porque el silencio también tiene su lugar. Cantar, ayuda, pero resulta necesario alternar, a fin de que la vida espiritual sea una forma de unidad coordinada. La M. Teresa, desde el silencio y la lucha, supo descubrir a Dios. Sigamos su ejemplo para que de verdad seamos católicos maduros.

_____________________________________________________________________________________________
  • 1. “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”.
    “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota”.
  • 2. “No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar”
    "No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar"
  • 3. “Las cosas deben ser siempre un medio, nunca un fin en sí mismas”
    “Las cosas deben ser siempre un medio, nunca un fin en sí mismas”
  • 4. “No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón”
    "No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón"
  • 5. “De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”
    "De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”
  • 6. “Los niños son como las estrellas. Nunca hay demasiados”
    "Los niños son como las estrellas. Nunca hay demasiados"
  • 7. “La vida es un juego; participa en él. La vida es demasiado preciosa; no la destruyas”
    "La vida es un juego; participa en él. La vida es demasiado preciosa; no la destruyas"
  • 8. “Hay que cuidarse del orgullo, porque el orgullo envilece cualquier cosa”
    “Hay que cuidarse del orgullo, porque el orgullo envilece cualquier cosa”
  • 9. “No debemos permitir que alguien se aleje de nuestra presencia sin sentirse mejor y más feliz”
    "No debemos permitir que alguien se aleje de nuestra presencia sin sentirse mejor y más feliz"
  • 10. “Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal”
    "Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal"
  •  11.  “La vida es preciosa, cuídala.”

Continue reading “Santa Teresa de Calcuta”

Cardenal Sarah

Un susurro en el alma: el silencio de Dios

El silencio es a menudo el «lugar» en el que Dios nos espera: para que logremos escucharle a Él, en vez de escuchar el ruido de nuestra propia voz.

La luz de la fe
Opus Dei - Un susurro en el alma: el silencio de Dios

El libro del Éxodo cuenta cómo Dios se apareció a Moisés en el Sinaí en el resplandor de su gloria: la montaña entera se sacudía violentamente, Moisés hablaba y Dios le respondía entre los truenos y rayos (Ex 19,16-22). Todo el pueblo escuchaba impresionado por el poder y la majestad de Dios. Aunque hay otras teofanías semejantes que marcan la historia de Israel[1], la mayor parte de las veces Dios se manifestaba de otro modo a su Pueblo: no en el resplandor de la luz, sino en el silencio, en la oscuridad.

Unos siglos después de Moisés, el profeta Elías, huyendo de la persecución de Jezabel, emprende una vez más el camino hacia el monte santo, impulsado por Dios. Escondido en una cueva, el profeta ve los mismos signos de la teofanía del Éxodo: el terremoto, el huracán, el fuego. Pero Dios no estaba allí. Después del fuego, dice el escritor sagrado, hubo «un ruido como el de una brisa suave». Elías se cubrió el rostro con el manto y salió al encuentro de Dios. Y fue entonces cuando Dios le habló (cfr. 1 R 19,9-18). El texto hebreo dice literalmente que Elías oyó «el ruido o la voz de un silencio (demama) suave».

La dificultad para captar la cercanía de Dios es una experiencia común a creyentes y a no creyentes, aunque adquiera formas diversas en unos y otros

La versión griega de los Setenta y la Vulgata han traducido «una brisa suave», probablemente para evitar la aparente contradicción entre ruido o voz, de una parte, y silencio, de otra. Pero lo que significa la palabra demama es precisamente el silencio. Con esta paradoja el autor sagrado sugiere, pues, que el silencio no está vacío, sino lleno de la presencia divina. «El silencio custodia el misterio»[2], el misterio de Dios. Y la Escritura nos invita a entrar en este silencio si queremos encontrarle.

Qué débil susurro escuchamos de Él

Este modo de hablar de Dios nos resulta, sin embargo, difícil. Los salmos lo manifiestan con elocuencia: «¡Dios mío! No estés callado, no guardes silencio, no te quedes quieto, ¡Dios mío!» (Sal 83,2). «¿Por qué escondes tu rostro?» (Sal 44,25) «¿Por qué han de decir las naciones: “Dónde está su Dios”?» (Sal 115,2). A través del texto sagrado, Dios mismo pone estas preguntas en nuestros labios y en nuestro corazón: quiere que se las digamos, que las meditemos en la forja de la oración. Son preguntas importantes. Por un lado, porque apuntan directamente al modo en que Él se revela habitualmente, a su lógica: nos ayudan a entender cómo buscar su Rostro, cómo escuchar su voz. Por otro, porque muestran que la dificultad para captar la cercanía de Dios, especialmente en las situaciones difíciles de la vida, es una experiencia común a creyentes y a no creyentes, aunque adquiera formas diversas en unos y otros. La fe y la vida de la gracia no hacen evidente a Dios; también el creyente puede experimentar la aparente ausencia de Dios.

Quien ha comprendido las palabras del Señor, comprende su silencio, porque al Señor se le conoce en su silencio (San Ignacio de Antioquía)

¿Por qué Dios calla? A menudo, las Escrituras nos presentan su silencio, su lejanía, como una consecuencia de la infidelidad del hombre. Así se explica, por ejemplo, en el Deuteronomio: «Este pueblo se va a prostituir yendo en pos de dioses extranjeros de la tierra en que va a entrar. Me abandonará y quebrantará la alianza que pacté con él (…). Pero yo en ese día ocultaré irremisiblemente mi rostro por toda la maldad que habrá hecho al haberse vuelto en pos de dioses extranjeros» (Dt 31,16-18). El pecado, la idolatría, es como una cortina que hace opaco a Dios, que impide verle; es como un ruido que le hace inaudible. Y Dios espera entonces con paciencia, detrás de esa pantalla que ponemos entre nosotros y Él, a la espera de un momento oportuno, para volver a nuestro encuentro. «No apartaré de vosotros mi rostro, porque soy misericordioso» (Jr 3,12).

Más que callarse Dios, pues, sucede con frecuencia que no le dejamos hablar, que no le escuchamos, porque hay demasiado ruido en nuestra vida. «No sólo existe la sordera física, que en gran medida aparta al hombre de la vida social. Existe un defecto de oído con respecto a Dios, y lo sufrimos especialmente en nuestro tiempo. Nosotros, simplemente, ya no logramos escucharlo; son demasiadas las frecuencias diversas que ocupan nuestros oídos. Lo que se dice de Él nos parece pre-científico, ya no parece adecuado a nuestro tiempo. Con el defecto de oído, o incluso la sordera, con respecto a Dios, naturalmente perdemos también nuestra capacidad de hablar con Él o a Él. Sin embargo, de este modo nos falta una percepción decisiva. Nuestros sentidos interiores corren el peligro de atrofiarse. Al faltar esa percepción, queda limitado, de un modo drástico y peligroso, el radio de nuestra relación con la realidad en general»[3].

Sin embargo, a veces no se trata de que el hombre esté sordo para Dios: parece más bien que Él no escucha, que permanece pasivo. El libro de Job, por ejemplo, muestra cómo también las oraciones del justo en la adversidad pueden quedarse, por un tiempo, sin obtener respuesta de Dios. «¡Qué débil susurro escuchamos de Él!» (Jb 26,14). La experiencia diaria de cada hombre muestra también en qué medida la necesidad de recibir de Dios una palabra o ayuda queda a veces como tendida en el vacío. La misericordia de Dios, de la que tanto hablan las Escrituras y la catequesis cristiana, puede hacerse a veces difícil de percibir a quien pasa por situaciones dolorosas, marcadas por la enfermedad o la injusticia, en las que aun rezando no parece obtenerse una respuesta. ¿Por qué Dios no escucha? ¿Por qué, si es un Padre, no viene en mi ayuda, ya que puede hacerlo? «La lejanía de Dios, la oscuridad y problemática sobre Él, son hoy más intensas que nunca; incluso nosotros, que nos esforzamos por ser creyentes, tenemos con frecuencia la sensación de que la realidad de Dios se nos ha escapado de las manos. ¿No nos preguntamos a menudo si Él sigue sumergido en el inmenso silencio de este mundo? ¿No tenemos a veces la impresión de que, después de mucho reflexionar, sólo nos quedan palabras, mientras la realidad de Dios se encuentra más lejana que nunca?»[4].

En el corazón de la Revelación, más que en cualquiera de nuestras experiencias, es la historia de Jesús mismo la que nos introduce con mayor profundidad en el misterio del silencio de Dios. A Jesús, que es el verdadero justo, el siervo fiel, el Hijo amado, no se le ahorran los tormentos de la pasión y de la Cruz. Su oración en Getsemaní recibe como respuesta el envío de un ángel para consolarlo, pero no la liberación de la tortura inminente. Tampoco deja de asombrar que Jesús rece en la Cruz con estas palabras del salmo 22: «¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado? Lejos estás de mi salvación, de mis palabras suplicantes» (Sal 22,2). El hecho de que quien no conoció pecado (2 Cor 5,21) haya experimentado de este modo el sufrimiento pone de manifiesto cómo los dolores que marcan a veces de manera dramática la vida de los hombres no pueden ser interpretados como signos de reprobación por parte de Dios, ni su silencio como ausencia o lejanía.

A Dios se le conoce en su silencio

Al pasar junto a un ciego de nacimiento, los apóstoles hacen una pregunta que pone de manifiesto un modo frecuente de pensar entonces: «¿Quién pecó: este o sus padres, para que naciera ciego?» (Jn 9,1). Aunque hoy resultaría extraño oír algo así, en realidad la pregunta no se encuentra tan lejos como parece de una mentalidad frecuente, por la que el sufrimiento, del tipo que sea, es visto como una especie de destino ciego ante el que no cabe más que la resignación, una vez han fracasado los intentos de quitarlo. Jesús corrige a los apóstoles: «Ni pecó este ni sus padres, sino que eso ha ocurrido para que las obras de Dios se manifiesten en él» (Jn 9,3). Dios permanece a veces en silencio, aparentemente inactivo e indiferente a nuestra suerte, porque quiere abrirse camino en nuestra alma. Solo así se entiende, por ejemplo, que permitiera el sufrimiento de san José, en la incertidumbre acerca de la maternidad inesperada de Santa María (cfr. Mt 1,18-20), pudiendo haber «programado» las cosas de otro modo. Dios estaba preparando a José para algo grande. Él «no perturba nunca la alegría de sus hijos, si no es para prepararles un gozo más seguro y grande»[5].

Dios permanece a veces en silencio, aparentemente inactivo e indiferente a nuestra suerte, porque quiere abrirse camino en nuestra alma

Escribía san Ignacio de Antioquía que «quien ha comprendido las palabras del Señor, comprende su silencio, porque al Señor se le conoce en su silencio»[6]. El silencio de Dios es a menudo para el hombre el «lugar», la posibilidad y la premisa para escuchar a Dios, en vez de escucharse solo a sí mismo. Sin la voz silenciosa de Dios en la oración, «el yo humano acaba por encerrarse en sí mismo, y la conciencia, que debería ser eco de la voz de Dios, corre el peligro de reducirse a un espejo del yo, de forma que el coloquio interior se transforma en un monólogo, dando pie a mil autojustificaciones»[7]. Pensándolo bien, si Dios hablara e interviniera continuamente en nuestra vida para resolver problemas, ¿no debemos admitir que fácilmente trivializaríamos su presencia? ¿No acabaríamos, como los dos hijos de la parábola (cfr. Lc 15,11-32), prefiriendo nuestros beneficios a la alegría de vivir con Él?

«El silencio es capaz de abrir un espacio interior en lo más íntimo de nosotros mismos, para hacer que allí habite Dios, para que su Palabra permanezca en nosotros, para que el amor a Él arraigue en nuestra mente y en nuestro corazón, y anime nuestra vida»[8]. Con la búsqueda, con la oración confiada ante las dificultades, el hombre se libera de su autosuficiencia; pone en movimiento sus recursos interiores; ve cómo se fortalecen las relaciones de comunión con los demás. El silencio de Dios, el hecho de que no intervenga siempre de un modo inmediato para resolver las cosas del modo en que querríamos, despierta el dinamismo de la libertad humana; llama al hombre a hacerse cargo de su propia vida o de la de los demás, y de sus necesidades concretas. La fe es por eso «la fuerza que en silencio, sin hacer ruido, cambia el mundo y lo transforma en el reino de Dios, y la oración es expresión de la fe (…). Dios no puede cambiar las cosas sin nuestra conversión, y nuestra verdadera conversión comienza con el “grito” del alma, que implora perdón y salvación»[9].

En la enseñanza de Jesús, la oración aparece como un diálogo entre el hombre como hijo y el Padre del Cielo, en el que la petición ocupa un lugar muy importante (cfr. Lc 11,5-11; Mt 7,7-11). El niño sabe que su Padre siempre le escucha, pero que lo que le está asegurado no es tanto una especie de salida del sufrimiento o la enfermedad, como el don del Espíritu Santo (Lc 11,13). La respuesta con la que Dios siempre viene en ayuda del hombre es el Don del Espíritu-Amor. Esto nos puede saber a poco, pero es un regalo mucho más precioso y fundamental que cualquier solución terrena a los problemas. Es un regalo que debe ser aceptado en la fe filial y que no elimina la necesidad del esfuerzo humano para enfrentarse a las dificultades. Con Dios, los «valles oscuros» que a veces tenemos que cruzar no se iluminan automáticamente; seguimos caminando, con miedo quizá, pero un miedo confiado: «No temo ningún mal, porque Tú estás conmigo» (Sal 23,4).

Si Dios hablara e interviniera continuamente en nuestra vida para resolver problemas, ¿no debemos admitir que fácilmente trivializaríamos su presencia?

Este modo de hacer de Dios, que despierta la decisión y la confianza del hombre, se puede reconocer en la forma en que Dios ha realizado su Revelación en la historia. Podemos pensar en la historia de Abraham, que deja su país y se pone en camino hacia una tierra desconocida, fiándose de la promesa divina, sin saber adónde Dios le lleva (cfr. Gn 12,1-4); o en la confianza del Pueblo de Israel en la salvación de Dios, incluso cuando todas las esperanzas humanas parecen haberse hundido (cfr. Est 4,17a-17kk); o en la huida serena de la Sagrada Familia a Egipto (cfr. Mt 2,13-15) cuando Dios parece someterse a los caprichos de un monarca provinciano… En ese sentido, pensar que la fe resultaba más sencilla a los testigos de la vida de Jesús no se corresponde con la realidad, porque ni siquiera a esos testigos se les ahorró la seriedad de la decisión de creer o no en Él, de reconocer en Él la presencia y la acción de Dios[10]. Hay numerosos pasajes del Nuevo Testamento en los que se ve con claridad cómo esta decisión no era obvia[11].

Ayer como hoy, a pesar de que la Revelación de Dios ofrece auténticos signos de credibilidad, el velo de la inaccesibilidad de Dios no se elimina por completo; sus silencios continúan desafiando al hombre. «La existencia humana es un camino de fe y, como tal, transcurre más en la penumbra que a plena luz, con momentos de oscuridad e, incluso, de tinieblas. Mientras estamos aquí, nuestra relación con Dios se realiza más en la escucha que en la visión»[12]. Esto no es solo una expresión del hecho de que Dios es siempre más grande que nuestra inteligencia, sino también de la lógica de apelación y respuesta, de don y tarea, con la que quiere conducir nuestra historia: la de todos y la personal de cada uno. A fin de cuentas, pues, están en relación mutua la forma de revelarse de Dios y la libertad que tenemos por ser imagen suya. La Revelación de Dios permanece en un claroscuro que permite la libertad de elegir abrirnos a Él o permanecer cerrados en nuestra autosuficiencia. Dios es «un Rey con corazón de carne, como el nuestro; que es autor del universo y de cada una de las criaturas, y que no se impone dominando: mendiga un poco de amor, mostrándonos, en silencio, sus manos llagadas»[13].

La nube del silencio

Con su oración en la Cruz ―«Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?» (Mt 27,46)― Jesús «hace suyo ese grito de la humanidad que sufre por la aparente ausencia de Dios y lleva este grito al corazón del Padre. Al orar así en esta última soledad, junto con toda la humanidad, nos abre el corazón de Dios»[14]. En efecto, el salmo con el que Jesús clama al Padre da paso, tras los lamentos, a un gran horizonte de esperanza (cfr. Sal 22,20-32)[15]; un horizonte que Él tiene ante la mirada, aun en medio de su agonía. «En tus manos encomiendo mi espíritu» (Lc 23,44), dice al Padre antes de expirar. Jesús sabe que la entrega de su vida no cae en el vacío, que cambia la historia para siempre, aunque parezca que el mal y la muerte son la última palabra. Su silencio en la Cruz puede más que los gritos de quienes le condenan. «Mira, hago nuevas todas las cosas» (Ap 21,5).

Jesús sabe que la entrega de su vida no cae en el vacío, que cambia la historia para siempre, aunque parezca que el mal y la muerte son la última palabra

«La fe es también creerle a Él, creer que es verdad que nos ama, que vive, que es capaz de intervenir misteriosamente, que no nos abandona, que saca bien del mal con su poder y con su infinita creatividad. Es creer que Él marcha victorioso en la historia (…), que el Reino de Dios ya está presente en el mundo, y está desarrollándose aquí y allá»[16]. Con sus silencios, Dios hace crecer la fe y la esperanza de los suyos: les hace nuevos, y hace con ellos «nuevas todas las cosas». A cada uno y cada una toca responder al silencio suave de Dios con un silencio atento, un silencio que escucha, para descubrir «cómo obra misteriosamente el Señor» en nuestro corazón, «y cuál es la nube, (…) el estilo del Espíritu Santo para cubrir nuestro misterio. Esta nube en nosotros, en nuestra vida, se llama silencio. El silencio es precisamente la nube que cubre el misterio de nuestra relación con el Señor, de nuestra santidad y nuestros pecados»[17].

Marco Manzini – Carlos Ayxelá

* * *

Lecturas para profundizar

Consejo Pontificio para la Cultura (2004), ¿Dónde está tu Dios? La fe cristiana ante la increencia religiosa.

Francisco, Homilía en Santa Marta, 20-XII-2013 (“Cuando el silencio es música”).

Francisco, Homilía en Santa Marta, 10-VI-2016 (“El silencio sonoro”).

Benedicto XVI, Homilía, 6-X-2006 (Silencio y contemplación).

Benedicto XVI, Audiencia, 7-III-2012 (“Oración y silencio: Jesús, maestro de oración”).

Guardini, R. Cartas sobre la formación de sí mismo, Palabra, 2017 (carta 8: “El alma”) (orig: Briefe über Selbstbildung).

Izquierdo, C. “Palabra (y silencio) de Dios”, Scripta Theologica 41 (2009/3) 945-960.

Lewis, C. S. Una pena en observación, Anagrama, 2007 (orig. A Grief Observed).

Newman. J. H. “Cristo oculto del mundo”, en Sermones parroquiales 4, Encuentro, 2010 (orig. “Christ Hidden from the World”, Parochial and Plain sermons 4)

“Cristo manifestado en el recuerdo”, en Sermones parroquiales 4, Encuentro, 2010 (orig. “Christ Manifested in Remembrance”, Parochial and Plain sermons 4)

Ordeig. M. “Búsqueda, recogimiento… El valor del silencio”, Palabra, febrero 2018.

Ratzinger, J. “¿Estamos salvados? O Job habla con Dios”, en Ser Cristiano, Desclée de Brouwer, 2007 pp. 15-38 (edición anterior: Ser Cristiano, Sígueme 1967, 13-28). (orig. Vom Sinn des Christseins).

La angustia de una ausencia. Tres meditaciones sobre el Sábado santo, 30 días, 3-2006 (orig. Meditationen zur Karwoche).

Sarah, R. La fuerza del silencio, Palabra 2017 (orig. La force du silence).

Thibon, G. L’ignorance étoilée, Fayard, 1974 (cap. 13. “La présence absente”).


[1] Cfr. por ejemplo Gn 18,1-15; 1 R 18,20-40, Is 6,1-13.

[2] Francisco, Homilía en Santa Marta, 20-XII-2013.

[3] Benedicto XVI, Homilía, 10-IX-2006.

[4] J. Ratzinger, “¿Estamos salvados? O Job habla con Dios”, en Ser Cristiano, Sígueme 1967, p. 19.

[5] A. Manzoni, Los novios (I promessi sposi), cap. 8.

[6] Ignacio de Antioquía, Carta a los efesios, XV, 2 (Sources chrétiennes 10, p. 84-85).

[7] Benedicto XVI, Homilía, 6-II-2008.

[8] Benedicto XVI, Audiencia, 7-III-2012.

[9] Benedicto XVI, Homilía, 21-X-2007.

[10] Cfr. R. Guardini, El Señor, IV.6, “Revelación y misterio”.

[11] Cfr. por ejemplo Jn 6,60-68; 8,12-20; 9,1-41.

[12] Benedicto XVI, Angelus, 12-III-2006.

[13] San Josemaría, Es Cristo que pasa, n. 179.

[14] Benedicto XVI, Homilía, 6-II-2008.

[15] Así sucede con frecuencia en los salmos: el salmista se queja ante Dios ―«¿Hasta cuándo, Señor, seguirás olvidándome? ¿hasta cuándo me esconderás tu rostro?» (Sal 13,2-3)―, pero no pierde la fe en Él: «Yo confío en tu misericordia; mi corazón se goza en tu salvación. Cantaré al Señor por el bien que me hace» (v. 6).

[16] Francisco, Ex. Ap. Evangelii gaudium (24-XI-2013), n. 78.

[17] Francisco, Homilía en Santa Marta, 20-XII-2013.

Noticias

Cardenal Sarah: Obispos y sacerdotes “humillan” a gays al no llamarlos a la castidad

17/06/2017 – 12:53 pm .- El Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Santa Sede, dijo que las personas con atracción al mismo sexo son llamados a la castidad, y que los obispos y sacerdotes “los humillamos si creemos que no pueden alcanzar esta virtud” que es para “todos los discípulos”.

El monje moribundo que inspiró al Cardenal Sarah a escribir su libro sobre el silencio

13/06/2017 – 03:23 pm .- Conocer y entablar amistad con un monje moribundo fue lo que inspiró al Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Cardenal Robert Sarah, a escribir su último libro acerca del poder del silencio en la vida cristiana.

Benedicto XVI: Con el Cardenal Sarah la liturgia está en buenas manos

19/05/2017 – 01:27 pm .- El Papa Emérito Benedicto XVI escribió el prólogo del último libro del Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Cardenal Robert Sarah, en el que afirma que con el Purpurado africano “la liturgia está en buenas manos”

Cardenal Sarah: El silencio es más importante que toda obra humana porque allí habla Dios

12/05/2017 – 08:12 pm .- En su visita a la diócesis de Córdoba en España, el Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, subrayó la importancia de “la fuerza del silencio en la liturgia” en un encuentro con sacerdotes y fieles con motivo de la festividad de San Juan de Ávila.

La Misa es un reflejo del Cielo, dice Cardenal Sarah

02/04/2017 – 02:10 pm .- El Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el Vaticano, afirmó recientemente que la Misa es “el reflejo de la liturgia que se celebra desde la eternidad en la Jerusalén celestial”.

Cardenal Sarah propone importante cambio para la Misa desde Adviento

06/07/2016 – 01:38 pm .- El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el Vaticano, Cardenal Robert Sarah, propuso un importante cambio para la celebración de las Misas a partir del primer Domingo de Adviento de este año 2016.

Papa Francisco eleva celebración de Santa María Magdalena al rango de fiesta

10/06/2016 – 11:19 am .- El Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el Vaticano, emitió hoy un decreto en el que, siguiendo la voluntad del Papa Francisco, establece que la memoria litúrgica de Santa María Magdalena que se celebra el 22 de julio, se eleve al rango de fiesta.

Cardenal Sarah: Ideología de género es mortal y demoniaca

18/05/2016 – 01:15 pm .- El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en el Vaticano, Cardenal Robert Sarah, afirmó que la ideología de género es “demoniaca” y un “impulso mortal” que ataca a las familias.

Cardenal Sarah nuevo Prefecto de Congregación para Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos

24/11/2014 – 10:52 am .- La Santa Sede informó este lunes que el Papa Francisco nombró este 23 de noviembre al Cardenal Robert Sarah como nuevo Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en reemplazo del Cardenal Antonio Cañizares, nuevo Arzobispo de Valencia (España).

Cardenal Sarah viajó a Guatemala a inaugurar casas donadas por el Papa

18/03/2014 – 10:57 am .- El Cardenal Robert Sarah, Presidente del Pontificio Consejo Cor Unum, la institución vaticana que distribuye los fondos económicos que recibe la Santa Sede, realiza una visita, desde hoy hasta el 21 de marzo, para inaugurar una capilla y las casas en las que vivirán 19 familias que se quedaron sin hogar tras las inundaciones de 2011 en la localidad de Cuilapa, en el departamento de Santa Rosa de Lima.

Autoridad vaticana describe el drama de niños en Siria

02/12/2013 – 01:30 am .- El Presidente del Pontificio Consejo ‘Cor Unum’, Cardenal Robert Sarah, responsable principal en el Vaticano de la gestión para de la ayuda humanitaria de la Iglesia Católica en Siria y los millones de desplazados a causa de le guerra, denunció que la peor parte del conflicto se la están llevando los niños.

Cardenal y autoridad del Vaticano: Soy fruto de la caridad cristiana

11/02/2013 – 06:19 am .- El Cardenal africano Robert Sarah proviene de una familia humilde de Guinea y afirma que si ahora es Presidente del Pontificio Consejo “Cor Unum”, eso se debe en buena parte a la caridad y la fe de los misioneros que lo educaron de niño y de joven: “Soy fruto de la caridad”, señala.

Enviado especial del Papa entrega un millón de dólares a víctimas de guerra en Medio Oriente

15/11/2012 – 04:24 am .- El Cardenal Robert Sarah regresó al Vaticano luego de visitar Medio oriente como enviado especial del Papa Benedicto XVI para hacer un llamado a la paz y entregar un millón de dólares de parte del Pontífice en ayuda humanitaria para Siria y otros países en conflicto.

Iglesia católica no impone religión ni creencias, dice Cardenal Sarah

13/04/2012 – 04:05 pm .- El Presidente del Pontificio Consejo Cor Unum en el Vaticano, Cardenal Robert Sarah, señaló hoy que la Iglesia Católica no impone a nadie su religión ni sus creencias como algunos equivocadamente afirman.